CULTURA

Comunicación Participativa

Unicef: Uno de cada cuatro niños no está registrado oficialmente en Paraguay

Unicef presenta un nuevo informe sobre el registro del nacimiento en el día en que cumple 67 años, y destaca la importancia de contar con todos los niños. En Paraguay, uno de cada cuatro no está inscripto, según los detalles brindados por la organización.

Unicef. Datos sobre niños no inscriptosNueva York, 11 de diciembre de 2013. El día en que Unicef cumple 67 años, la organización da a conocer un nuevo informe que muestra que los nacimientos de casi 230 millones de niños menores de 5 años no están registrados, aproximadamente 1 de cada 3 de todos los niños menores de 5 años en todo el mundo.

En Paraguay, uno de cada cuatro niños y niñas no está registrado, lo cual fue visibilizado a través de la acción “Partido sin nombres”, desarrollada por la agencia Oniria para Unicef este año, que ganó numerosos premios publicitarios en todo el mundo.

“El registro del nacimiento es algo más que un derecho. Es la primera forma en que las sociedades reconocen y admiten la identidad y la existencia de un niño”, apuntó Geeta Rao Gupta, directora ejecutiva adjunta de Unicef. “El registro del nacimiento es también clave para garantizar que no se olvide a los niños, que no se les prive de sus derechos ni se les oculte del progreso de sus naciones”.

El nuevo informe, “Every child’s birth right: inequities and trends in birth registration” (El derecho al nacer de todos los niños: las desigualdades y las tendencias en el registro del nacimiento), analiza las estadísticas de 161 países y presenta los últimos datos y estimaciones disponibles de los países sobre el registro del nacimiento.

A nivel mundial, sólo alrededor del 60% de todos los recién nacidos fueron inscritos al nacer en 2012. Las tasas varían considerablemente entre las regiones: los niveles más bajos del registro del nacimiento se dan en Asia meridional y en África subsahariana.

Los 10 países con las tasas de inscripción del nacimiento más bajas son: Somalia (3 %), Liberia (4 %), Etiopía (7 %), Zambia (14 %), Chad (16 %), la República Unida de Tanzania (16 %), Yemen (17 %), Guinea-Bissau (24 %), Pakistán (27 %) y la República Democrática del Congo (28 %).

Incluso cuando se registra a los niños, muchos no tienen constancia de su inscripción. En África oriental y meridional, por ejemplo, sólo la mitad de los niños registrados tienen un certificado de nacimiento. A nivel mundial, uno de cada siete niños registrados no posee este tipo de certificado. En algunos países esto se debe a que las tasas son prohibitivas. Hay países donde no se emiten certificados de nacimiento y por ello las familias no disponen de una prueba de la inscripción.

A los niños que no son registrados al nacer, o que carecen de documentos de identificación, se les excluye con frecuencia del acceso a la educación, a la atención de la salud y a la seguridad social. Si los niños quedan separados de sus familias durante los desastres naturales, los conflictos o como resultado de la explotación, la reunificación se hace más difícil por la falta de una documentación oficial.

“El registro del nacimiento –y un certificado de nacimiento– es vital para liberar todo el potencial del niño”, indicó Rao Gupta. “Todos los niños nacen con un potencial enorme. Pero si las sociedades no pueden contar con ellos, y ni siquiera reconocen su existencia, son más vulnerables ante los casos de abandono y abuso. Inevitablemente, su potencial quedará gravemente reducido”, agregó.

La inscripción del nacimiento, como elemento esencial del registro civil de un país, también fortalece la calidad de las estadísticas vitales, y contribuye a la planificación y la eficiencia del gobierno.

Según Unicef, los nacimientos no registrados son un síntoma de las desigualdades y disparidades en la sociedad. Entre los más afectados por estas desigualdades se encuentran los niños de ciertos grupos étnicos o religiosos, los niños que viven en zonas rurales o remotas, los niños de hogares pobres o los niños de madres sin instrucción.

Los programas deben abordar las razones por las que las familias no registran a los niños, como, por ejemplo, las tasas prohibitivas, el desconocimiento de las leyes y de los procesos pertinentes, los obstáculos culturales y el temor a una mayor discriminación o marginación.

Unicef está utilizando enfoques innovadores para apoyar a los gobiernos y las comunidades a fortalecer sus sistemas de registro civil y del nacimiento. En Kosovo, por ejemplo, el Laboratorio de Innovaciones de Unicef ha desarrollado un medio eficiente, eficaz y de bajo costo para identificar e inscribir los nacimientos no registrados, basado en la plataforma de telefonía móvil RapidSMS.

En Uganda, el gobierno –con el apoyo de Unicef y el sector privado– está implementando una solución llamada MobileVRS, que utiliza la tecnología del teléfono móvil para completar los procedimientos de registro del nacimiento en varios minutos, un proceso que normalmente lleva meses.

“Las sociedades nunca serán equitativas e incluyentes hasta que cuenten a todos los niños”, señaló Rao Gupta. “El registro del nacimiento tiene consecuencias duraderas no sólo para el bienestar del niño, sino también para el desarrollo de sus comunidades y países”, acotó.

Fuente: Unicef – Paraguay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12/12/2013 por en Niños y Adolescentes, Noticias de Paraguay y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: