CULTURA

Comunicación Participativa

Sale a la venta una chipa “más saludable”

ChipaEn Alto Paraná empieza a comercializarse una chipa “más saludable” elaborada a partir del uso de grasas que no son nocivas para el cuerpo humano. Se trata de un proyecto de extensión universitaria de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional del Este (Facisa) en conjunto la chiperia Leticia, ubicada en la zona.

Fuente: FronteraCDE

El comestible más popular y consumido del Paraguay, elaborado por primera vez hace más de 400 años por los guaraníes y los jesuitas, la misma orden religiosa a la que pertenecía el Papa Francisco, mantiene el mismos sabor y calidad. La presentación de la formula y degustación se realizó en marzo pasado y en la tarde-noche de este viernes se realizará el anunció de su comercialización a gran escala en Alto Paraná.

Hasta el presente las distintas versiones de chipa que se comercializaban contenían harina de maíz, almidón, queso, huevo, grasa de origen animal o vegetal, leche, sal y otros aditivos. En general para la fabricación de las chipa caseras se emplea grasa animal y para las elaboradas en establecimientos industrializados utilizan margarinas con alto contenido de grasas “trans”.

Ambos lípidos son considerados por la Organización Mundial de la salud –OMS – altamente nocivos, en especial para las personas que tienen su colesterol sanguíneo por encima de los límites normales, grupo que representa nada menos que el 30 por ciento de la población de la mayoría de los países latinoamericanos.

El desarrollo que se realizó en menos de seis meses, forma parte de un ambicioso proyecto de salud comunitaria llamado Demominga, puesto en marcha por esa unidad académica, en una primera fase en la localidad de Minga Guazú, para reducir sustantivamente los principales factores de riesgo de más de 25 enfermedades no trasmisibles. Entre esas patologías figuran los infartos, los accidentes cerebro-vasculares, la diabetes, la hipercolesterolemia (colesterol elevado en sangre), el tabaquismo, la hipertensión arterial, la obesidad, el sedentarismo, el stress y nada menos que alrededor de 16 tipos de cánceres relacionados con la alimentación y el estilo de vida.

En ese marco, científicos de centros de investigaciones de Argentina y España lograron desarrollar nuevas fórmulas en las que se modificó la composición perjudicial de las grasas.

Estos adelantos tecnológicos permiten sustituir en una amplia gama de comestibles las grasas nocivas para la salud por otras que, en muchos casos tienen además, la capacidad de descender los niveles de colesterol plasmático.

Los investigadores de Facisa establecieron que el primer alimento en el que se reemplazarían las sustancias dañinas, por otras beneficiosas, sin alterar su particular gusto, seria la chipa, el comestible emblemático de mayor raigambre del país y que extiende su influencia creciente a naciones vecinas.

Fue así cómo compatibilizaron el desarrollo de un aceite de girasol , no transgénico denominado alto esteárico y alto oleico que por su gran versatilidad puede cubrir prácticamente todas las aplicaciones requeridas por la industria de alimentos como alternativa a las grasas trans y animales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 03/08/2013 por en Noticias de Paraguay.
A %d blogueros les gusta esto: